Investigación

El concepto de mediación mural entronca con la dimensión retórica de las intervenciones artísticas de carácter social realizadas en el espacio público, analizando el alcance de dichas disciplinas desde la comunicología. El concepto de mediación se diferencia del concepto de medio tradicional (aquel que brinda información y conocimiento), siendo la mediación aquella que hace posible el reconocimiento y la comprensión (y en buena medida, la identificación) por parte del público. Así, el foco de estos estudios se traslada del agente emisor y su intencionalidad comunicativa inicial, al otro extremo del proceso comunicativo: la recepción del mensaje por parte del público, y la re-apropiación que este hace de la misma.

En este sentido, centrar la atención en el público y en su proceso de recepción y apropiación, en lugar de ponerla en los agentes emisores de los mensajes (generalmente, aquellos en los que reside la hegemonía y, por tanto, difusores de discursos mayoritarios, de corte tradicional e institucional), equivale a reconocer que el poder está en las manos de la ciudadanía, pues es quien decide de manera crítica e independiente que valor concede a los mensajes que recibe, como las comprende, como se re-apropia y que uso hace de ellas. Así, este tipo de intervenciones, formas creativas de sensibilización y movilización social, contribuyen al empoderamiento de las comunidades desde esta perspectiva al admitir, mediante la inserción de sus mensajes visuales en el espacio compartido, que el público tiene la última palabra a la hora de determinar el significado de cada pieza (y con ello, a la hora de interpretar los mensajes).